Beneficios del bádminton

            El juego del bádminton puede ser practicado por todo tipo de personas, sin distinción de sexo o edad, y sin peligro de ser herido. Es un juego que potencia la condición física. y como sabemos, no sólo por la popular frase "mens sana in corpore sano", sino también por nuestra propia experiencia, el sentirnos bien físicamente (a lo cual nos puede ayudar el bádminton) favorece el resto de las actividades que desarrollemos. El equipo necesario para jugar al bádminton es simple: raqueta, volante, red y pista. Se puede entrenar o competir tanto en un lugar cerrado como al aire libre, si las condiciones meteorológicas lo permiten.

 

            El bádminton, practicado con regularidad, fortalece brazos y piernas, y desarrolla cualidades físicas como la velocidad, agilidad y resistencia. La velocidad y resistencia requeridas por el bádminton, practicado con intensidad son mayores que las del resto de deportes de raqueta. Así, se demuestra en estadísticas como estas, tomadas en partidos de alta competición. Mientras que en el tenis la pelota permaneció en juego 18 minutos de media, en el bádminton el volante estuvo en juego 37 minutos, y mientras que en el tenis la media de golpes por partido fue de unos 300, en el bádminton esa media fue superior a los 1.900.

 

            Sin embargo, el bádminton practicado como deporte de mantenimiento de la forma física puede mantenerse durante prácticamente toda la vida, ya que, aún en edades avanzadas, el bádminton es un deporte que se puede practicar realizando el esfuerzo que desee el propio jugador. El bádminton relaja la tensión mental y ayuda a fomentar el compañerismo en el juego de dobles. Además de contribuir a eliminar la tensión, el bádminton puede ser una fuente de satisfacción personal.